Los malagueños tomaron su nombre de la palabra en su tierra que describe un refugio humilde, donde el espetero se protege del sol y del viento en su labor. La placidez como santo y seña, pues, de la banda. No es de extrañar por tanto que en estos casi quince años ya de trayectoria, los miembros de Chambao se hayan convertido en los impulsores de una etiqueta, el flamenco chill, que además de crear un sonido tan orgánico como seductor, ha logrado que un concepto musical tan local – ese crisol de músicas sureñas y mediterráneas- se convirtiera en fenómeno global.

Recent Posts